¿Qué es eso del Discman?

La sociedad se divide ahora mismo en dos tipos de personas. Las que conocieron el Discman y las que no (cada día más). Os voy a contar lo que era el Discman (para los que no lo sabéis) y mi breve pero intensa experiencia con este aparato, que hizo realidad mi sueño de poder llevarme mis CD’s conmigo a todas partes.


Más que de música, en esta ocasión vamos a hablar de la tecnología de la música. Principalmente de un elemento que supuso una revolución a la hora de escuchar música en todas partes. 

Las generaciones actuales, nacidas en la última década no sabrán nada de esto. Los niños que se crían en nuestras calles actualmente, ya conocen Spotify, Youtube, los Smartphone… Pero en cierto modo, me dan un poco de pena. Nunca conocerán la magia de descubrir algo completamente revolucionario, de contemplar como el mundo evoluciona de una manera tan drástica en pocos años. No sabrán apreciar esa tecnología, que para ellos siempre ha estado ahí.

Me siento en cierto modo afortunado de nacer cuando y donde he nacido. Pues aprecio la tecnología que tenemos actualmente. La aprecio realmente, porque un día no la tuve.

Será porque nací en a finales de los años 80’s (muy, muy al final), pero siempre he apreciado mucho la tecnología que caía en mis manos. Soy de esa generación que se crió cuando no había internet. De echo soy de la última generación en la que no teníamos móviles cuando éramos pequeños. Esa generación para la que algo como un Walkman era el invento más grande del mundo. He vivido la evolución de la música, desde la cinta de cassette hasta Spotify. 

DISCMAN es un reproductor de música portátil diseñado para llevar tu música a todas partes. Es el heredero generacional del Walkman, un reproductor de cintas de Cassette portátil, que tenía unos cascos con una diadema metálica (en la que siempre se te trababa el pelo). El Discman es un aparato que reproduce CD’s de audio, que funciona con pilas. El primero apareció en 1994 patentado por Sony. Aunque los primeros reproductores de CD tenían un tamaño bastante más reducido que los reproductores de CD estándar de la época, el tamaño resultaría bastante desmesurado a día de hoy. Con los años el tamaño de aquellos aparatos no superaba demasiado el tamaño del propio CD, haciéndolo bastante cómodo de llevar.

discman

Pero… ¿Cuanto de cómodo podía resultar un aparato de ese tamaño?

Os contaré mi historia personal, que aunque fue bastante breve, fue muy intensa:

A comienzos de los años 2000, los chavales de mi edad comenzaron a llevar sus propios reproductores de CD en las mochilas del colegio/instituto. Era una pasada poder llevarte tu propia música donde fueras. Yo tenía una minicadena enorme en mi habitación y ahí escuchaba toda mi música, pero…Quería uno de esos… Quería llevar mi música a cualquier parte y lo único que tenía era una Radio FM portátil y un viejo Walkman. Así que tuve que ahorrar por un tiempo. Casi un curso entero me pasé ahorrando para un aparato que costaba unos 80-100€ en una época en la que sus ventas estaban en auge. Los Discman más modernos leían CD’s en MP3 (Así te cabían más canciones) y tenían un sistema “Anti-Saltos” para que la canción no se parara cuando se movía el reproductor.

Cuando en el verano de aquel año, conseguí ahorrar suficiente como para comprarme mi propio Discman, lo hice. Un día de ese verano, yo llevaba mi Discman en el autobús, por la calle… Me sentía orgulloso, me sentía libre. Por fín podría escuchar mis discos en la calle y ¡¡era genial!! Incluso me atrevía a llevar algunos CD’s en una pequeña mochila.

Un día, yendo por la calle, me crucé a una chica algo más mayor, muy guapa ella. Llevaba unos auriculares e iba escuchando música, pero no llevaba un Discman, llevaba algo mucho más pequeño. Era el primer MP3 que veía en la calle!! De repente mi CD Walkman me parecía un poco, bastante…. Vale! Me parecía muy grande. ¿Porque tenía que llevar algo tan grande en mi chaqueta, si podría colgarme un aparato más pequeño al cuello.

Efectivamente amigos! Había conseguido comprarme mi primer Discman cuando el invento estaba ya quedándose desfasado. Había llegado el primer ipod a la calle, los MP3… Las tiendas empezaban a vender aquellos aparatos enanos (al principio demasiado caros) y los Discman comenzaron a desaparecer de los estantes. Luego llegaron los MP4 e incluso los MP5 y en poco tiempo, cualquier móvil podía llevar todo aquello con un almacenamiento bastante aceptable.

Sin embargo, el discman vivió toda una época de esplendor mucho antes de llegar a mis manos. Fue uno de los aparatos que marcó la década de los 90’s. Aunque el primero fue de Sony, pronto otras marcas se pusieron manos a la obra para crear sus propias versiones, cada vez más pequeñas, de aquel artilugio.

Si te has sentido identificado con este artículo, por favor, compártelo con todos los de tú generación.

About Raúl Fernández

Diplomado como Locutor de Radio y Televisión, Técnico de Sonido y productor de contenidos audiovisuales. Puedes escucharle los fines de semana en UNIKA FM para todo el país. Además escribe en blogs musicales.